Historias de bateristas jóvenes

Hace unos años recuerdo haber tenido una conversación con un amigo baterista, que ante el auge de la música electrónica, me comentó su temor, pues consideraba que la suya era una profesión en vías e extinción. Por fortuna aún se siguen necesitando bateristas, prueba de esto, fue la noticia de que Billy Corgan, líder de The Smashing Pumkins, había contratado un nuevo “batero” de 19 años.

El chico se llama Mike Byrne, es de Pórtland , Oregon y ha tocado en algunas bandas locales. Obtuvo esta oportunidad, compitiendo entre mil bateristas, pero finalmente consiguió su objetivo. El reto para Mike Byrne es alto, pues tiene que remplazar al curtido y veterano Jimmy Chamberlin.

En esto de bateristas jóvenes, la historia del rock tiene anécdotas muy especiales. Recordemos por ejemplo, que fue Larry Mullen Jr., el más joven del grupo,  quien puso un aviso en su escuela para formar una banda de rock, que finalmente terminó siendo U2. Era tan joven que tuvo que pedirle a su padre que cobrara por él el primer cheque de la banda, un premio de unos 200 dólares.

Personalmente, y hablando de México, recuerdo haber conocido a Jay de la Cueva, a mediados de los 90 en Bogotá, en plena gira de Victimas del Doctor Cerebro. Lo que más llamó mi atención, además de su potencia y estilo, fue su juventud, creo que no tenía ni acasos 18 años, pero ya se hablaba de él como uno de los músicos de mayor proyección en México, luego, volvió tocando con Fobia y el resto de su carrera con Moderatto es bastante conocida.

David Silveria aprendió a tocar la batería a los 9 años de edad, alos 13 empezó a tocar en una banda local de Los Angeles llamada L.A.P.D. con el permiso de sus padres, los mismos que lo acompañaron a las audiciones de una nueva banda llamada KORN; el resto es hitoria en la música Rap Core.    

Cargando...